”Una enredadera”

Una enredadera, trepadora,

tengo en mi huerto, amarilla,

que es de mi casa mi alegría,

donde los jilgueros,

hacen sus orgías,

cantado-me están todo el día,

me cantan al Alba,

me cantan al mediodía,

y en el Letargo de la tarde,

se despiden de mi,

hasta el otro día.

 

Y  mi enredadera, trepadora,

con su manto de flores, amarillas,

esta divina,

envidia le tiene la luna,

la luna, que sale de noche,

con su manto quisiera vestirse,

con su manto de flores, amarillas.

 

Y yo, le digo,

vete luna, vete,

mira que ya,  viene el Alba,

que salen los ruiseñores, y jilguero,

a cantarme ha mi ventana,

des dela enredadera amarilla,

allí, donde tienen su estancia.

 

Maria del Carmen Pallas Seijo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook